lunes, 12 de octubre de 2009

The City II

Acrílico y acuarela sobre DM
El interior de la ciudad es lumínico y asfixiante, el cielo escapa al control humano por el paisaje. En su ciudad no crece nada si no es plantado y cuidado por un jardinero, todo es artificial y las obras, ruidos y virus urbanos pululan como si líneas de metro se tratasen. Lo sintético del paisaje urbano es plasmado con rápidos trazos mientras un diminuto rayo atraviesa un cielo oscuro.